jueves, 27 de agosto de 2015

Había una vez un castillo...

Hola caracolillas!!!

Ya hemos regresado, de dónde os preguntaréis? pues de mi querida Galicia, ainsss ahora mismo tengo la morriña por las nubes, echo taaaantas cosas de menos (familia, amigos, croquetas de mamá, empanada, albariño, el mar, la lluvia, el fresquito....había dicho las croquetas de mamá???), sniffff sniffff...

pero no pasa nada, hemos regresado con las pilas cargadas y con muchos proyectos nuevos en la cabeza, con novedades en otros ámbitos de mi vida... se presenta septiembre con mucha ilusión que hacía tiempo que había perdido, me considero una persona positiva pero llevaba una temporada un poco chof porque las cosas no estaban saliendo cómo me gustaría... y hace poco me dijeron que las cosas no pasan cuando uno quiere sino cuando es el momento adecuado, y parece ser que en la línea temporal del destino ese momento ha llegado, y quiero recordarle a mi amiga Elia a la que ayer ví un poco chof chof que su momento llegará, pero mi radar de bruja está un poco desorientado y no sabe muy bien cuando será, pero seguro que llegará porque a las buenas personas al final le pasan cosas buenas....

Y después del momento ñoño del día, vamos con la primera novedad, hoy no os voy a enseñar ningún proyecto de scrap, aunque tengo unos cuantos pendientes por mostraros sino que quiero compartir con vosotros un rincón que tuve la suerte de conocer y de enarmorarme allí mismo otra vez, "da miña terra".

Se llama "El Bosque Encantado", sólo el nombre ya suena a cuento de hadas no? y aunque no es realmente un bosque enorme, pues una vez estás allí te teletransportas a mundo paralelo donde parece que el tiempo se ha detenido, va a ser que tengo yo el día cursión ehhh jeje, es una ruta no muy larga pero si lo suficiente para conseguir que se me ponga una sonrisa de oreja a oreja, puedes ver una fachada de un castillo, un puente antiguo y un par de molinos, todo ello rodeado por el verdor exhuberante y mágico das meigas galegas.

Qué tiene de especial??lo tiene todo y no tiene nada, para mi, la paz que se respira allí, el silencio, la opción de imaginar y soñar... y tiene este encanto porque no había casi gente, con lo cuál si ahora se llena supongo que perderá parte de su magia, así que guris no lo mancilléis... pero aún así, si tenéis la oportunidad os recomiendo que os acerquéis y que me déis vuestra opinión

Y cómo puedo hablaros de un sitio así y no enseñaros fotos?? ahora voy, lo que pasa es que sois unos impacientes... respirar hondo y disfrutar, pero os voy a contar un secreto en directo es cómo mil veces mejor.




















Gracias caracolillas por estar ahí, y a ponerse las pilas que llega un septiembre cargadito de cosas.
Biquiñosss